Category Archives: Uncategorized

Ejemplos de Juegos Eróticos

Vamos a ver algunos ejemplos de juegos eróticos o llamados tambiénjuegos preliminares. Los juegos eróticos,pueden realizarse antes del coito, aunque no siempre deben tener esa finalidad. Los hacemos queriendo o sin querer. Cualquier beso o carícia que dediquemos a la pareja lo hacemos con la intención de incrementar su nivel de excitación, aumentando a su vez el nuestro.

Muchas personas insisten en la espontáneidad de la sexualidad y consideran que el sexo será mejor si todo va surgiendo con naturalidad. Por supuesto, no tenemos nada en contra de esta “técnica”, pero estoy segura que a todos y todas nos gustaría tener nuevas ideas que nos sorprendan y sorprendan a nuestra pareja, y sobretodo, que nos hagan disfrutar más y mejor.

Además, confiar en que improvisando las cosas siempre serán interesantes, a veces podemos caer en las temidas rutinas. Ni qué decir tiene que si tienes una relación estable con tu pareja, convives con él o ella, hijos, mascotas, debes compaginar tus actividades profesionales y personales, etc. Es muy probable que debas “programar” o “semiprogramar” una mañana, tarde o noche especial. No hay nada de malo en “preparar” elementos o en poneros cómodos para empezar a disfrutar de estos juegos eróticos. No temas, ¡De la rutina puedes hacer algo especial cada día!

La mayoría de nosotros y nosotras sabemos de la importancia de dedicar tiempo e ilusión a los juegos eróticos pero cuando nos ponemos a pensar, no solemos pasar de la nata y el masaje…

Por eso, os proponemos algunos ejemplos de juegos eróticos para que incorporéis (o por fin os decidáis a poner en práctica) a vuestra vida sexual, empezando por las típicas:

  • Miradas sensuales, besos y carícias: Recuerda que labios y lengua son zonas erógenas, y te animamos a que beses toda (pero toda, toda) la piel de tu pareja, con calma. Un pequeño consejo: a las mujeres nos suelen gustar las caricias y besos más suaves y de una intensidad menor, sobretodo al principio de los juegos. Ante la duda, aminora la intensidad. A hombres y mujeres nos “cuesta menos” comunicar y decir que queremos ir más rápido, que no pedir que vayamos más despacio…
  • Masaje: Sí, es el típico masaje de siempre, quizás el más utilizado de los juegos eróticos, pero en esta ocasión vamos a incorporar algunos elementos que quizá antes no teníamos en cuenta, como por ejemplo los aceites de masaje. Un buen aceite, elegido cuidadosamente el aroma, que no te empalague, puede impregnar el ambiente de sensualidad. También es muy gratificante jugar con plumas. Es increíble la sensación de que te acarícien suavemente con una pluma, y hay productos como los polvos comestibles, que te permiten aplicarlos con una pluma sobre el cuerpo, para luego lamerlo con suavidad. Tanbién puedes jugar a “el primero que ría pierde”, y pactar castigos al primero que ría cuando su pareja le acarície con la pluma (por ejemplo, el primero que ría debe quitarse una prenda, realizar la petición que el otro pida, aplicar y lamer algo de chocolate sobre la piel de la pareja, etc.).
  • Striptease: Elige antes una canción que no tenga una duración excesiva (yo no la elegiría de más de 2 minutos), y hazte con lencería erótica o incluso un disfraz que resalte la parte del cuerpo de la que te sientes más orgullosa o orgulloso. Durante tu “actuación” no dejes que te toque, así se crea una especie de tensión deliciosa. Si optas por un disfraz, puedes iniciarte en los juegos de roles eróticos, ya hablaremos más adelante sobre ellos también aquí. Consejo: practica un poco antes del “estreno” para darte seguridad e imaginar lo bien que te sentirás haciéndo este striptease.
  • Daros un buen baño o una buena ducha juntos: Es fácil, muy placentero, y más efectivo como juego erótico preliminar de lo que mucha gente cree. No hace falta llenar la bañera hasta los topes y estar un rato en remojo. Con una ducha rápida, os podéis masajear con un jabón suave y aromático, e ir acariciándos y besándos para pasar al dormitorio después (¡O a la habitación que queráis por supuesto!). Para ello no es necesario disponer de una magnífica bañera, ni querer hacer contorsionismo en una ducha pequeña. Quizá estáis los dos apretados en una ducha pequeña, pero será un breve espacio de tiempo que os servirá para liberaros de toxinas y empezar el acto sexual después de haberos acariciado e intimado.
  • Atar o ser atado, con ojos vendados: Puede gustar tanto al que ata como al que es atado, pero la persona que es atada siente deseos de besar y acariciar a su pareja, y al no poder, se crea una tensión excitante. Puedes elegir desde algo sutil como por ejemplo un pañuelo suave hasta las esposas eróticas (asegúrate de que éstas tengan la apertura de seguridad, no queremos disgustos después). Una vez tú o tu pareja esté inmovilizada totalmente o solo en parte, puedes aplicar la tan socorrida nata o el conocido chocolate en su cuerpo para luego retirarlo con la lengua. Te animamos a que esta vez sea la persona que “domina” la que extienda sobre sí misma los dulces y dárselo a comer a la pareja. Cada vez que la pareja acierte qué alimento o ingrediente le estamos dando a probar, tendrá una recompensa que puedes pactar previamente, o improvisar en el momento. Consejo: A veces las natas y dulces son muy pringosos, y aunque no es momento de pensar en sábanas y demás, si el gusto es muy empalagoso acabas empachado. Probad la fruta, a pequeños trozos, aunque lleve un poco de chocolate será perfecta.
  • Juegos de mesa eróticos: Si nunca los has probado, no lo dudes, y si jugaste a uno y te pareció tonto, pueba otro o mejor, invéntate tú mismo o tú misma uno. Muchos juegos eróticos de pareja te permiten probar algo que hasta la fecha no se te había ocurrido, y descubres que te encanta. Además, puede dar lugar a conversaciones íntimas con tu pareja, exploraros, y es muy fácil que enriquezcan vuestra relación. Los habituales “dados eróticos” son un clásico, pero a día de hoy hay juegos mucho más completos, tanto en material como en preguntas y acciones a realizar. Consejo: Si quieres, cread vosotros mismos el primer juego de mesa erótico, la Caja de las Sorpresas: Prepara 20 tarjetas, en las que escribirás 10 recompensas y 10 castigos (besos en lugares concretos, acciones eróticas que te gusten especialmente, “castigos” como un azote o una atadura o venda en los ojos…). Introduce las tarjetas dobladas en una caja, y empezad a jugar sacando tarjetas y realizando la acción que en ella consta. Marcad vuestras propias reglas y premio final, y si no tienes imaginación, no dudes en hacerte con uno de los juegos de mesa eróticos que ya existen.

Sabemos de lo divertido que es practicar los juegos eróticos o juegos preliminares, con nuestra pareja, ya no solo porque te permite “precalentar”, sinó porque a través de ellos podrás conocerte mejor a tí misma o a tí mismo, conocer a tu pareja, y en definitiva, estimular y enriquecer vuestra relación. Todo esto ya lo sabes, pero ¿Lo pones en práctica? No lo dejes para “la próxima vez”, e introduce alguno de los ejemplos que acabas de leer o que ya llevas tiempo pensando, no te arrepentirás.

Hablemos del Sexo Oral

Entendemos por sexo oral la estimulación de los órganos sexuales utilizando principalmente los labios y lengua. La mayoría de gente entiende por sexo oral las comúnmente llamadas felaciones o cunnilingus, pero en Vibradoras creemos que sexo oral pueden ser muchas más prácticas, y con muchas variantes: besar o lamer cualquier parte del cuerpo, incluídos los genitales, resulta de lo más estimulante.

El sexo no se debería limitar tan solo al coito o a la penetración, y la boca es una parte del cuerpo extremadamente sensible y con multitud de terminaciones nerviosas: perfecta para dar y proporcionar placer. Por ello, utilizar los labios y la lengua para estimular cualquier parte de cuerpo ha sido, es, y será una práctica más que habitual.

Siguen existiendo reparos a la hora de utilizar la boca para estimular los genitales. Muchos hombres y mujeres consideran que el sexo oral puede ser algo sucio, humillante, o simplemente les produce un poco de repulsión. Algunas mujeres dicen sentirse humilladas o no les agrada el sabor o el olor de los genitales, y a algunos hombres les puede suceder lo mismo.

No sabemos si promovidos por éstos reparos, estos últimos meses han saltado a los medios de comunicación recientes investigaciones llevadas a cabo en distintos países, que muestran resultados aterradores: Relacionan directamente la práctica de sexo oral con una causa de cáncer de boca y de garganta. La comunidad científica no acaba de ver claros éstos resultados, y no sabemos qué se esconde realmente bajo algunas opiniones, como la del dentista e investigador Kerstin Rosenquist, responsable de un estudio de éstas características en Suecia, que recomienda que el cunilingusy la felación sean desterrados de las prácticas sexuales.

Para saber si sufres una de éstas infecciones que puedan incrementar la probabilidad de desarrollar enfermedades en un futuro, puedes dirigirte a tu médico, que podrá realizaros a ti y a tu pareja las pruebas oportunas. Cuantas más parejas sexuales hayas tenido, mayor es la probabilidad de desarrollar ETS y otras infecciones, si no utilizas o has utilizado preservativos habitualmente. Los preservativos de sabores son una muy buena opción para disfrutar del sexo oral, y también existe el preservativo para practicar cunilingus.

Con el sexo, ya sea oral o no, se recomienda una buena higiene, a ser posible no mucho antes de la relación sexual. De ésta manera, eliminamos restos de sudor que pueden quedar, y provocar olores desagradables o incluso un sabor distinto de la piel. Además, puedes empezar el encuentro en la ducha o la bañera…

Existen productos específicos para disfrutar del sexo oral con sabores dulces, frescos, originales… Los lubricantes de sabores, por ejemplo, cumplen su función y añaden un plus de suavidad, a la vez que te permiten disfrutar de tu sabor preferido si besas o lames la zona en la que se han aplicado.

Como ves, practicar sexo oral es practicar sexo seguro, es fácil utilizar los productos adecuados para evitar los riesgos que los estudios dicen, por lo menos hasta que se demuestre si son verdad o no…

¿Cómo nos excitamos?

¿Cómo nos excitamos? Aunque a éstas alturas la mayoría sabemos que mediante la estimulación de los genitales conseguimos la placentera excitación, el ciclo de respuesta sexual humana produce cambios en nuestro cuerpo, y todos ellos tienen una explicación.

Los patrones de respuesta fisiológica a la estimulación sexual fueron descritos por primera vez por Willian H. Masters y Virginia E. Johnson en 1966, un matrimonio de investigadores (ginecólogo él y enfermera ella), después de largos estudios sobre el comportamiento sexual humano con personas voluntarias. A través de sus estudios, distinguieron cuatro fases de respuesta sexual, que se dan tanto en el hombre como en la mujer: excitación, meseta, orgasmo y resolución, y se dan tanto en masturbación como en relaciones sexuales con otros.

¿Qué cambios se dan en cada fase del cliclo de respuesta sexual?

Fase 1: La Excitación

Para que se produzca respuesta sexual es necesario estimular el deseo sexual. Los estímulos pueden ser muy distintos y no existen patrones. Dependen de factores personales, culturales, experiencias anteriores, factores grupales, etc.

Suelen intervenir elementos como imágenes, música, tacto, olores, sentimientos, ambiente, etc. Cada persona percibe de modo distinto los estímulos que recibe a través de todos sus sentidos. Aunque todos ellos tienen gran importancia se ha hablado mucho de la influencia de unas substancias olorosas, las feromonas, como atracción sexual a través del olfato.

¿Qué son las feromonas?

Existen hormonas con un olor característico, segregadas por algunos animales, que transmiten información a otros miembros de la especie con funciones distintas, entre ellas atraer pareja en época reproductiva. Existen indicios que hacen pensar en la influencia de estas hormonas en el ser humano, y hasta el momento se han podido aislar algunas substancias químicas en el sudor que podrían ejercer cierta atracción hacia el otro sexo, las llamamos feromonas. Quién sabe, tal vez tengan más importancia de lo que sabemos…

En la estimulación sexual hay que tener muy en cuenta el cuerpo en general y no reducir la estimulación tan solo a los genitales. Existen múltiples zonas sensibles o zonas erógenas, cuya exploración a través de caricias puede contribuir al desarrollo de la respuesta sexual corporal más placentera.

La fase de la excitación puede durar desde segundos hasta varias horas, y para la mayoría de personas, cuanto más larga es esta fase, más placentera resulta el conjunto de sensaciones sexuales.

El sistema nervioso (a través de los neurotransmisores del cerebro) impulsa la vasocongestión, mediante el estrechamiento de las venas que impide la salida de sangre. Como consecuencia, los órganos genitales aumentan de tamaño.

En los hombres se produce la erección del pene y los testículos se aproximan al periné por endurecimiento y tensión de la piel del escroto. En las mujeres los labios mayores se separan, aumenta el tamaño del clítoris y de los labios menores, intensificándose su color. Curiosamente, el útero también aumenta de tamaño. La vagina se alarga y se segrega un líquido viscoso que lubrica sus paredes, con lo que se separan. Aumenta el tamaño de los senos y los pezones se ponen erectos.

Fase 2: La Meseta

En esta fase, además, se aumenta la llamada tensión sexual. Su duración es variable, y si se alarga mediante juegos sexuales, y como pasa con la fase de excitación, puede aumentar la sensación de satisfacción sexual. La tensión muscular aumenta y también el ritmo cardíaco, la respiración y la tensión arterial.

En el hombre, el pene alcanza el máximo respecto a su tamaño. Los testículos se acaban de congestionar y se elevan. Puede expulsar algo de líquido fabricado por las glándulas de Cowper (el temido líquido preseminal, responsable de muchos embarazos en relaciones que usan la “marcha atrás”), que alcaliniza la uretra para proteger a los espermatozoides del medio ácido creado por la orina.

En la mujer los labios menores adquieren un color intenso porque aumenta la congestión vascular. El clítoris se retrae y los labios mayores se separan. Se produce congestión en la parte más externa de la vagina, y el útero se mantiene elevado. Puede darse un enrojecimiento de ciertas zonas de la piel debido al incremento de circulación subcutánea.

Fase 3: El Orgasmo

Es el máximo nivel de excitación sexual que permite la liberación de la tensión sexual acumulada en las fases anteriores. Se acompaña de un gran placer sexual cuya percepción es subjetiva y difiere en cada persona y depende también de su experiencia.

Su duración es de algunos segundos, pudiendo ser más largo en la mujer. En los hombres coincide en general con la eyaculación, que consiste en contracciones musculares rítmicas de los genitales internos originando la salida del semen o esperma.

El hombre puede controlar este proceso retardando la eyaculación. La sensación de placer es muy intensa y una vez ha ocurrido ésta, se produce una relajación muscular y cierta somnolencia, con lo que para experimentar un nuevo orgasmo deben pasar unos minutos (el llamado período refractario, no es que se queden durmiendo, ¡es biología!).

En el orgasmo de la mujer se producen contracciones rítmicas en la porción externa de la vagina, en el útero y en el esfínter anal. Coincide con un momento de intenso placer que muchas veces se debe a la frotación indirecta del clítoris (a través del Punto G) por el pene y no a la penetración en la vagina. Existen ciertas controversias respecto a la fisiología del orgasmo femenino, en cuanto a si es de tipo vaginal o clitorídeo, aunque en mi opinión un orgasmo es un orgasmo, sin importar qué lo produzca. En algunas mujeres se pueden producir más de un orgasmo si se mantiene la estimulación.

Fase 4: La Resolución

En esta última fase de la respuesta sexual remiten los cambios producidos y la sensación percibida es de bienestar y de relax. En el hombre el pene pierde su erección y vuelve al tamaño y posición inicial. Los testículos se separan del cuerpo. Se produce un período refractario o de recuperación en el que resulta imposible alcanzar el orgasmo. En la mujer los labios mayores y menores recobran su tamaño y el clítoris vuelve a su situación. Los senos vuelven a su estado normal. En la mujer no se da el período refractario, con lo que si se mantiene la estimulación puede alcanzar el orgasmo.

Como ponerte las bolas chinas

Como ponerse las bolas chinas se ha convertido en una cuestión importante debido a que muchas mujeres se animan hoy en dia a usarlas y comprobar sus beneficios. Vamos a imaginar que acabas de comprar o te acaban de regalar unas bolas chinas. Independientemente de qué edad tengas, y en qué estado esté tu musculatura vaginal y pélvica (si has dado a luz más o menos recientemente, no has tenido relaciones sexuales con penetración, etc.) es probable que encuentres alguna dificultad al principio, es normal.

Quizá parezca muy obvio como ponerse las bolas chinas, pero en ocasiones puede no resultar tán fácil. Lo mejor es que pienses en la primera vez que utilizas un tampón. Asegúrate de que tienes las manos limpias y relájate. Como la vagina es un músculo más, si estás nerviosa se tensará y se contraerá, y te costará más introducirlas. ¿Cómo estás más cómoda al introducirte un tampón? ¿Sentada en el baño? ¿De pie con una pierna apoyada? ¿Estirada en la cama? Perfecto, como tú quieras.Antes de ponerte las bolas, es importante que lubriques un poco la primera bola (si tienes un modelo de dos bolas) o la bola, pero solo un poco. Lo mejor es aplicar una o dos gotas de lubricante(fabricado con materiales hidrosolubres para no dañarlas) en la zona de la bola que entrará primero en contacto con tu piel, para que entren sin problemas. Pero no lubriquesdemasiado porque puede que luego te resbalen hacia fuera con mayor rapidez, sobretodo si tu musculatura está debilitada (por ejemplo debido a uno o más partos en tu vida, o por el paso de la edad).

Una vez aplicado el lubricante en las bolas chinas, utiliza una mano para abrir tus labios vaginales y la otra para empujar ligeramente la primera bola hacia el interior de tu vagina.  Puedes ayudarte haciendo movimientos circulares, como si “enroscaras” la bola en ti, y una vez esté dentro la primera, sigue empujando con el dedo índice la segunda bola. No olvides que, al igual que un tampón, las bolas las debes introducir siguiendo un ángulo de 45 grados, más o menos, en dirección “hacia tu espalda”. La vagina se curva hacia arriba en tu interior, y es posible que notes el final de ella al introducir la segunda bola. No hay problema, si estás algo nerviosa te molestarán un poco al principio.

De nuevo, igual que cuando llevas un tampón, cuelga de tu vagina un cordón para que, pasado el rato que consideres oportuno, puedas retirar las bolas chinas de tu cuerpo. Si notas molestias muévete un poco o introduce tu dedo índice en la vagina. De todos modos, al cabo de un rato te sentirás muy cómoda y ni las notarás.

No te extrañe si al empezar a caminar no notas las famosas vibraciones que producen las bolas. Hay personas que son muy sensibles a ellas y otras que no. También depende de tu estado muscular en la zona.  A medida que incrementes el peso de las bolas y el tiempo que las llevas, irás notando cambios en la musculatura, ¡Para mejor, por supuesto! Lo mejor es que aproveches este rato que las tienes en tu interior para pasear, porque de esta manera las bolas estarán vibrando en tu interior y tu vagina ejercitándose. Si te quedas tumbada en el sofá las bolas apenas vibrarán y tu musculatura vaginal permanecerá en reposo.

El peso de las bolas chinas es una cuestión que para muchas mujeres no es importante, pero consideramos el comentarlo. La mayoría de las bolas chinas dobles en el mercado tienen un peso aproximado de entre 70 y 90 gramos (como las más habituales de Fun FactoryTeneo Duo). Para empezar a realizar ejercicios, quizá es conveniente hacerlo con los modelos de una sola bola, que suele pesar unos 40 gramos, o algunos modelos que permiten unir  las bolas entre sí, y utilizar una o dos según nos interese. Para mi gusto, las bolas chinas Luna de LELO son la mejor opción en muchos casos, ya que ofrecen la posibilidad de combinar hasta 4 bolas, con dos pesos distintos: 28 y 37 gramos. Podemos empezar por utilizar una única bola de 28gr de peso, unos 15 minutos al día, y a la semana, empezar a utilizar la bola de 37gr e ir incrementando el tiempo que la llevamos en el interior. El siguiente paso puede ser el empezar a utilizar dos bolas, combinado por ejemplo, una bola de 28gr con una de 37gr.

En el mercado hay millones de modelos y tipos. De todos modos,  si nos han regalado el típico modelo de bolas dobles, con tener paciencia el primer día y no darle importacia si se nos cae la segunda, no hay problema.

Una vez decidas que ya has hecho suficiente ejercicio con las bolas chinas, bastará con que las retires tirando suavemente del cordón, las laves con jabón neutro utilizando las manos para no dañarlas, y las seques ligeramente con un paño, o mejor, las dejes secar al aire antes de guardarlas apropiadamente (las bolas chinas Luna, por ejemplo, vienen con una bolsa de satén). Si las cuidas y las mantienes en condiciones higiénicas adecuadas, podrás disfrutarlas durante años, ya que la calidad de las bolas es excelente.

Errores comunes del sexo en pareja

Cuando disfrutamos de una relación caemos en una series de errores comunes en nuestras con nuestra pareja. No se trata de errores que no podamos cometer en relaciones esporádicas, ni mucho menos, pero sí es verdad que los que disfrutan de una relación estable tienen más puntos de experimentarlos…

Dejarte caer en la desidia

Éste error se suele cometer tras años de relación de pareja. Es ese punto al que se llega cuando se acepta que la líbido ha disminuído, “hay menos ganas” y “menos aguante”, y casi se tira la toalla.

Hay parejas que mantienen relaciones los días que toca (sábado sabadete, en nuestro aniversario, ocasiones especiales…) y ya está. Aunque con la edad la excitación sexual puede disminuir, ¡ni mucho menos quiere decir que desaparezca! Tan solo requiere de un poco más de esfuerzo para que surja, así que ponte las pilas y estimula tu cuerpo y tu mente, ¡Y el de tu pareja!

Insistir cuando nos dicen NO

No nos engañemos, a nadie le gusta sentirse rechazado. Especialmente cuando ya han pasado varias semanas desde la última vez que tuvistéis relaciones… ¿Tal vez ya no le gusto? ¿Se ve con alguien? Las dudas nos asaltan e insistimos más que nunca.

En ocasiones nuestro estado de ánimo está más bajo, o alguna preocupación nubla nuestra mente. En éstos momentos no nos apetece practicar sexo, dormimos menos o peor, o incluso perdemos el apetito. Por eso, si nuestra pareja pasa por una semana dura, quizá lo mejor es distanciarnos, y no presionar. Si en unas semanas la sequía sigue presente, y no detectas ningún motivo aparente, quizá haya llegado el momento de dejar de ser sutiles y poner las cartas sobre la mesa, pero mientras, paciencia.

Centrarte en la penetración

Sexo es más que penetración. Y no quiero decir que antes de la penetración las mujeres queremos juegos previos, porque tan solo sirve para alimentar más este falso mito: Hombres y mujeres disfrutan del placer de la estimulación del órgano más grande del cuerpo: la piel. Los genitales son una zona muy sensible, sí, pero en el sexo no creo que se cumpla el refrán si breve dos veces bueno, ¿no? ¡Así que alarga el placer al máximo!

Además, las carícias y los mimos son otra forma de conectar con la pareja y de favorecer la comunicación. Algunas parejas comparten tiempo juntos, pero en ese tiempo es fácil hablar de cuestiones organizativas (la compra, los niños, la economía familiar…) y en el momento de practicar sexo se centran en la penetración, olvidando disfrutar de la complicidad que te brindan los juegos eróticos, los masajes, las carícias o los mimos.

Hacer siempre lo mismo

Por bueno que sea el sexo con nuestro compañero o compañera, y por mucho que disfrutemos de determinada manera, no está de más probar cosas nuevas. No como substituto de nuestras prácticas habituales, sinó como “extras”.

Y no solo hablo de incorporar juguetes y juegos eróticos, sinó que propongo analizar qué rol desempeño en mis relaciones sexuales, y ver si puedo hacer algo distinto. Algunas parejas parece que sigan el esquema: besos + abrazos + sexo oral + penetración, y no es que esté mal, ¡ni mucho menos! Pero quizá descubres que también te gusta dirigir un poco más la situación, o alargar un determinado momento, prescindir de uno de los pasos, o incorporar otros…

Bragas Vibradoras: ¡Todas queremos unas!

¿Aún hay alguien que no conozca qué son las bragas vibradoras? ¿Y que no las haya disfrutado?

Las bragas o braguitas vibradoras son un complemento erótico muy divertido que se incorpora muy fácilmente en las relaciones de pareja. Se trata de una prenda de ropa a la que en su diseño han añadido un pequeño bolsillito que esconde una potente bala vibradora. Como el bolsillo está justo sobre el clítoris, la diversión está asegurada…

Además, la mayoría de modelos ofrecen la posibilidad de controlar el modo y la intensidad de la vibración desde un mando a distancia. Si ofreces el mando a tu pareja, estarás a su merced y el juego erótico está servido.

En Vibradoras.es hemos observado que se trata de un juguete muy vendido y disfrutado, y los comentarios que nos devolvéis tras su compra no pueden ser mejores. Por ello, hemos ampliado nuestra oferta y hemos añadido a la tienda erótica on line nuevos y mejores modelos de bragas vibradoras. Os resumimos sus características, y os avanzamos que ¡Todas tienen entre un 10 y un 25% de descuento aplicado como promoción especial para que todas y cada de nosotras tengamos nuestras propias braguitas vibradoras!

Una braguita discreta, como las que te compra mamá… eso sí, bajo sus topitos hay un potentísimo vibrador que no solo estimula el clítoris, actúa como un masajeador de silicona muy completo para vagina, clítoris, labios, y te hará vibrar como nunca. Tiene 7 patrones de vibración, cambia el tipo de vibración y ¡Alucina con los resultados!

Talla única, quedan perfectas si usas hasta una talla 42 de pantalón.

Y como no puede faltar nada, además de la braguita, la cajita que recibirás también incluye una máscara, lubricante y limpiador gratis.

Si usas entre una 44 y una 52 éstas braguitas te quedarán estupendas, y son exactamente iguales que las anteriores. Y además, el precio es el mismo y su descuento, también.

Súper elegante y discreta, el diseño de ésta braguita es negro liso por delante y redecilla por detrás, y claro, también esconde el secreto de la vibración: También dispones de 7 modos de vibración, se adapta a tu cuerpo cómodamente y te permite crear situaciones de lo más excitantes dentro o fuera de casa, en las que si tú no quieres, nadie sabrá lo que pasa por tu mente mientras disfrutas al máximo…

La braguita dispone de una funda de silicona en la que se introduce una potentísima bala vibradora que quedará sobre toda la zona genital, proporcionando una estimulación directa pero muy discreta.

El tanga es una prenda muy sexy que permite mostrar las nalgas, además de ser muy discreto si lo usas con prendas ajustadas. Si además, le añades un estimulador que queda “encajado” y vibra silenciosa y potentemente, ¿no crees que mejora notablemente?

Con éste modelo de Fantasy Series dispones de un mando a distancia que llega hasta 7 metros, y el material con el que está diseñado el tanguita es muy elástico, de manera que se ajusta perfectamente a ti.

Si usas hasta la talla 42 de pantalón, elige el Tanga Vibrador con Control Remoto, y si usas entre la 44 y la 52 elige la Talla Única Grande.

Esto ya es un juguete “nivel experto” para amantes de los juegos de pareja, ¡Es imposible disponer de más opciones!

Tanguita adaptable, potente bala vibradora que se introduce en un espacio especialmente destinado para estimular el clítoris en particulas, y toda la zona genital en general. Además, cuenta con un diseño rugoso que facilita que la bala no se mueva de dicha zona, y que, además, es muy blandito y estimulante. Su mando a distancia permitirá que juegues y experimentes a placer, o al de tu pareja, claro.

Y para acabar, no podemos dejar de animarte a que conozcas el Tanga Vibrador sin Tiras: Súper pequeño, este tanguita se aguanta perfectamente sobre ti sin que se note. Si estás en la intimidad, nada más sensual que la pequeña tira que te cubre y te hace disfrutar, y si estás fuera de casa… ¡Ya nos lo contarás tú misma!