Errores comunes del sexo en pareja

Cuando disfrutamos de una relación caemos en una series de errores comunes en nuestras con nuestra pareja. No se trata de errores que no podamos cometer en relaciones esporádicas, ni mucho menos, pero sí es verdad que los que disfrutan de una relación estable tienen más puntos de experimentarlos…

Dejarte caer en la desidia

Éste error se suele cometer tras años de relación de pareja. Es ese punto al que se llega cuando se acepta que la líbido ha disminuído, “hay menos ganas” y “menos aguante”, y casi se tira la toalla.

Hay parejas que mantienen relaciones los días que toca (sábado sabadete, en nuestro aniversario, ocasiones especiales…) y ya está. Aunque con la edad la excitación sexual puede disminuir, ¡ni mucho menos quiere decir que desaparezca! Tan solo requiere de un poco más de esfuerzo para que surja, así que ponte las pilas y estimula tu cuerpo y tu mente, ¡Y el de tu pareja!

Insistir cuando nos dicen NO

No nos engañemos, a nadie le gusta sentirse rechazado. Especialmente cuando ya han pasado varias semanas desde la última vez que tuvistéis relaciones… ¿Tal vez ya no le gusto? ¿Se ve con alguien? Las dudas nos asaltan e insistimos más que nunca.

En ocasiones nuestro estado de ánimo está más bajo, o alguna preocupación nubla nuestra mente. En éstos momentos no nos apetece practicar sexo, dormimos menos o peor, o incluso perdemos el apetito. Por eso, si nuestra pareja pasa por una semana dura, quizá lo mejor es distanciarnos, y no presionar. Si en unas semanas la sequía sigue presente, y no detectas ningún motivo aparente, quizá haya llegado el momento de dejar de ser sutiles y poner las cartas sobre la mesa, pero mientras, paciencia.

Centrarte en la penetración

Sexo es más que penetración. Y no quiero decir que antes de la penetración las mujeres queremos juegos previos, porque tan solo sirve para alimentar más este falso mito: Hombres y mujeres disfrutan del placer de la estimulación del órgano más grande del cuerpo: la piel. Los genitales son una zona muy sensible, sí, pero en el sexo no creo que se cumpla el refrán si breve dos veces bueno, ¿no? ¡Así que alarga el placer al máximo!

Además, las carícias y los mimos son otra forma de conectar con la pareja y de favorecer la comunicación. Algunas parejas comparten tiempo juntos, pero en ese tiempo es fácil hablar de cuestiones organizativas (la compra, los niños, la economía familiar…) y en el momento de practicar sexo se centran en la penetración, olvidando disfrutar de la complicidad que te brindan los juegos eróticos, los masajes, las carícias o los mimos.

Hacer siempre lo mismo

Por bueno que sea el sexo con nuestro compañero o compañera, y por mucho que disfrutemos de determinada manera, no está de más probar cosas nuevas. No como substituto de nuestras prácticas habituales, sinó como “extras”.

Y no solo hablo de incorporar juguetes y juegos eróticos, sinó que propongo analizar qué rol desempeño en mis relaciones sexuales, y ver si puedo hacer algo distinto. Algunas parejas parece que sigan el esquema: besos + abrazos + sexo oral + penetración, y no es que esté mal, ¡ni mucho menos! Pero quizá descubres que también te gusta dirigir un poco más la situación, o alargar un determinado momento, prescindir de uno de los pasos, o incorporar otros…