Materiales de los Vibradores: Silicona, Jelly, Látex, Plástico y Cristal

El uso de vibradores para incrementar la carga erótica y disfrutar plenamente en pareja, o simplemente como instrumento para estimular el clítoris, la vagina, el pene y/o el ano, está muy extendido en la actualidad. Existen vibradores de diseños muy variados, que funcionan a pilas o batería, e incluso ofrecen múltiples modos de estimulación. Puedes encontrar más información sobre vibradores en nuestros artículos… y si estás decidido o decidida a comprar un vibrador, en Vibradoras.es tienes una completa selección donde elegir.

Entre los materiales con los que se fabrican los vibradores, los materiales no porosos, como la silicona, son la apuesta más segura en cuanto higiene y mantenimiento, ya que se limpian fácilmente y por ello es fácil que te duren años. De todas formas vamos a repasar los distintos materiales:

  • Vibradores de Silicona:

Suele ser el material más higiénico y compatible con la piel, y por ello, el más recomendable. La silicona se calienta rápido y mantiene la temperatura bastante tiempo.

Es importante que te sientas cómodo o cómoda con el tacto del vibrador que utilizas, y  resulta muy agradable si se adapta rápidamente a la tu temperatura corporal, como la silicona. Su superficie no porosa es fácil de limpiar y se adapta de maravilla al contorno de tu cuerpo, transmitiendo sus vibraciones mucho mejor que cualquier otro material. Su limpieza es la más sencilla y segura: agua templada y jabón neutro, se seca con un paño de material que no deje pelusilla, y se guarda, por ejemplo, en una bolsita de tela. Su precio suele ser superior al de otros materiales de menor calidad, pero te permite estar seguro o segura que no te creará ninguna reacción alérgica y te puede durar, con notable diferencia, muchos años.

  • Vibradores de Jelly:

El Jelly o gelatina sintética, es una goma flexible con la apariencia, tacto y color de las gominolas, siendo uno de los materiales más usados en juguetes eróticos. La textura del jelly es ligeramente pegajosa, por lo que debes extremar las medidas de higiene y mantenimiento (similar a la limpieza de la silicona, pero es muy importante que queden bien secos). Aunque te durarán menos tiempo que la silicona (con el tiempo se irán volviendo más pegajosos), también los recomendamos porque son divertidos en diseño, calentitos, suaves y muy, muy económicos.

  • Vibradores de Plástico:

Suelen ser vibradores simples en apariencia, pero los juguetes de plástico pueden ser una interesante elección. Sus curvas especiales pueden ser ideales llegar al sitio idóneo, transmiten muy bien la vibración, y puedes aplicar directamente el placer a tu punto G, clítoris, próstata o cualquier otro punto que te guste.

La limpieza también es sencilla, aunque es necesario extremar las precauciones higiénicas, ya que, a diferencia de la silicona, es un material que atrae a más bacterias. Con agua y jabón antes y después de cada uso, y sobretodo, resguarándolo del aire libre, puedes estar seguro y segura.

  • Vibradores de Látex:

El látex es un material original, conocido y utilizado. A diferencia de la silicona, no tiembla de miedo al ver tus uñas largas, porque es muy resistente. Los juguetes de látex suelen ser de color negro o carne (los llamados “realísticos” porque es habitual que sus diseños simulen un pene) y se deben usar siempre con condón, porque es difícil mantener las condiciones de higiene con este material, “atrae a los gérmenes”.

Aunque con todos los juguetes es recomendable usar un lubricante, con el látex es imprescindible, porque lo mejor es la textura que adquiere éste material al resbalar sobre la piel. Es muy fácil tener reacciones alérgicas ante el látex, y por ello, en Vibradoras preferimos la silicona, el jelly o el plástico.

  • Dildos de Cristal o Pirex:

También conocido con el nombre de la marca comercial “Pyrex”, este vidrio se emplea para la confección de pulseras, collares y bisutería, instrumental de laboratorio, o vitrocerámicas u otras partes de las viviendas.

Éstos materiales son los últimos en entrar al mercado de la juguetería erótica. No suelen ser juguetes con vibración, y su principal curiosidad es que, al estar fabricados en materiales similares en estructura al cristal, permiten cambiar su temperatura, y enfriarlos o calentarlos antes de usarlos. Si quieres enfriar tu dildo antes de usarlo, bastará con que lo metas en la nevera unos minutos antes, y si deseas calentarlo, lo más seguro es que lo sumerjas en agua caliente un poco antes.

Están fabricados con materiales de máxima calidad (como hemos dicho, vitrocerámicas y materiales de laboratorio se fabrican de la misma manera), y aunque su limpieza es sencilla, también será fácil que un día, mientras lo limpias, le des un buen golpe, y bastará con que coincida en un punto en el que diseño decida que se rompe… Eso sí, son muy bonitos y el juego con el frío y el calor muy agradable.